Eres propietario de un inmueble alquilado. El contrato de arrendamiento con tu inquilino ha vencido y, cuando vuelves a tu piso, descubres que ha sufrido daños severos. Es una situación en la que ningún arrendador quiere encontrarse pero que, lamentablemente, sucede más a menudo de lo deseable. En estos casos lo más recomendable es alcanzar un acuerdo amistoso con el antiguo arrendatario para que se responsabilice de los destrozos. Si no es posible, siempre puedes utilizar la fianza y el depósito para cubrir los gastos. No obstante, incluso de esta forma quizás no cubras todos los desperfectos que ha sufrido tu propiedad. En estos casos deberás encargar un informe pericial de daños de la vivienda por actos vandálicos.

La importancia del informe pericial

Si decides recurrir a los juzgados, el informe pericial será la principal prueba de la que dispondrás para defender tus intereses. Si tienes contratado un seguro del hogar suele ser la propia compañía aseguradora la que manda a sus péritos y las indemnizaciones se fijan en función a unos parámetros determinados previamente en la póliza. En cualquier caso, el informe pericial es el documento en el que se refleja el estado de conservación del inmueble. A grandes rasgos, se estructura de la siguiente manera

  • Antecedentes y objeto: Se describe el piso y cuál era su estado de conservación anterior al siniestro. En este apartado será de gran ayuda disponer de un inventario del alquiler en el que se especifique en qué condiciones se entregó la vivienda al inquilino. También se define el motivo por el que se necesita el informe.

  • Descripción de los hechos: Se describen cuáles son los hechos que han motivado la solicitud del informe pericial. En este caso, los actos vandálicos.

  • Exposición de comprobaciones: El experto llevará a cabo las inspecciones pertinentes para certificar el siniestro y las plasmará en su escrito.

  • Conclusiones: Una vez se han llevado a cabo todas las comprobaciones, el perito expone sus conclusiones. Esto es, determina los desperfectos que han sido causados por el vandalismo, las reparaciones que se podrían llevar a cabo para subsanarlas y el coste de solucionar los daños.

¿Quién debe realizar el informe?

No cualquier profesional del ramo de la construcción está habilitado para realizar un informe pericial. De hecho, este documento tan solo tendrá validez delante de un juez si han sido redactados por un arquitecto colegiado y especializado en peritaje. Para realizar su informe, además, el técnico necesitará contar con los datos del propietario, la información catastral de la vivienda y los informes periciales que se hayan realizado anteriormente aunque no estén relacionados con la incidencia analizada.

Por último, debemos tener en cuenta que, en caso de llegar a juicio contra nuestro antiguo inquilino, lo más probable es que él también aporte un informe pericial elaborado por un técnico competente. Llegados a este punto el juez será el encargado de dirimir responsabilidades y, por ese motivo, es recomendable alcanzar un acuerdo amistoso entre las partes para evitar una decisión desfavorable de los tribunales.

Nueva llamada a la acción