Los conflictos con los inquilinos son una situación que ningún casero desea pero, desgraciadamente, a veces son inevitables. Para afrontarlos podemos actuar de manera reactiva cuando la incidencia ya ha tenido lugar -por ejemplo tomando acciones legales contra el arrendatario si deja de abonar el alquiler o si daña la propiedad- o podemos tratar de anticiparnos a los problemas. Una forma eficaz es contratar un seguro del alquiler que nos proteja frente a las eventualidades mencionadas anteriormente. Otra medida muy aconsejable, gratuita y que también es interesante para tu inquilino es elaborar un inventario del alquiler.

¿Qué es un inventario del alquiler?

El inventario del alquiler es un documento relativamente sencillo de redactar -aunque puede que elaborarlo en detalle nos tome algunas horas- y que puede ahorrarnos muchos dolores de cabeza. Se trata de una relación de todos los elementos que hay en una vivienda estancia por estancia. De esta manera, se especifican los objetos que pertenecen al propietario y cuál es su estado de conservación. Gracias a este documento es muy fácil, una vez venza el contrato del alquiler, comprobar si todo está en orden y decidir si la fianza se devuelve integra, en parte o no se devuelve. Si lo deseas, puedes descargarte un modelo de inventario del alquiler en este enlace.

¿Cómo se prepara el documento?

En primer lugar hay que realizar una revisión de todos los enseres del inmueble. Esta inspección la puedes hacer tú solo o, lo que todavía es más recomendable, conjuntamente con el inquilino. En cualquier caso, cuando hayas acabado de redactar el inventario el arrendatario deberá firmar el documento como muestra de conformidad. El listado debe desglosarse en cada una de las estancias que tenga la vivienda y enumerar escrupulosamente todos los objetos que se encuentren en ellas. Seguramente la habitación a la que tengas que dedicar más tiempo se la cocina, especialmente si está completamente equipada y tienes que apuntar en la lista todos los elementos que componen la vajilla.

También es aconsejable tomar fotos de los muebles y electrodomésticos de más valor y especificar, en el caso de los electrodomésticos, la marca y el modelo. Esto nos ayudará a evitar que puedan ser sustituidos por otros de menos calidad. Por último, también debería añadirse un listado de desperfectos previos en el que se enumeren los objetos y/ partes del inmueble que puedan estar dañadas. Y recuerda que antes de adjuntar el inventario al contrato de alquiler todas las páginas deberán estar firmadas por el inquilino para que el documento tenga validez.

Nueva llamada a la acción