Si eres propietario de un piso es probable que una de las opciones que barajes es sacarlo al mercado de alquiler. Arrendar un inmueble puede ser una buena manera de obtener rentabilidad por tus activos inmobiliarios. Sin embargo, ser arrendador implica algunas obligaciones legales y hay ciertos requisitos para alquilar un piso que se recogen en la Ley de Arrendamientos Urbanos. Estas son algunos de los más destacados.

Un inmueble en condiciones de habitabilidad

Uno de los principales requisitos para alquilar un piso es mantener las condiciones de habitabilidad de tu vivienda arrendada. Esto implica que el inmueble proporcione seguridad, salud y tranquilidad de los inquilinos. También hay que disponer de un espacio suficiente para una mínima comodidad de los arrendatarios. Además, como arrendador tienes la obligación de sufragar todas las reparaciones que sean necesarias para mantener estos estándares. En el único caso en el que el inquilino será responsable de costear una reparación será en las ocasiones que la avería haya sido causada por su propia negligencia.

Respetar la duración del contrato

Como propietario no podrás rescindir el contrato antes del plazo pactado. Recuerda que tras la última reforma de la LAU el contrato de arrendamiento debe ser de una duración mínima de 5 años. Algunos de los casos por los que se podría resolver el contrato antes de este periodo es el incumplimiento del acuerdo por parte del inquilino o en el caso de que tú o algún familiar tuyo necesite la vivienda como primera residencia.

Permitir la cesión del alquiler en algunos ocasiones

Por norma general, el inquilino no puede ceder el contrato del alquiler a terceras personas. Sin embargo, hay algunos supuestos en la ley que obligan a permitir esta cesión. Por ejemplo, aunque el inquilino titular del contrato del alquiler decida marcharse, el cónyuge o los hijos podrán permanecer en la vivienda. De la misma forma, en caso de divorcio puede que el juez decida que el cónyuge pase a ser el titular del alquiler y, en este caso, debe respetarse la sentencia.

Obligación de realizar reformas de adaptabilidad

En caso de que el inquilino o su cónyuge empiecen a sufrir una discapacidad durante el periodo que dura el alquiler, tienen derecho a realizar las reformas de adaptabilidad que sean pertinentes. No obstante, el propietario puede exigir que el piso se devuelva en las mismas condiciones que cuando se inició el alquiler una vez se resuelva el contrato.

Estar al día de los impuestos

Como propietario tienes la obligación de abonar los tributos de tu vivienda como el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) o la tasa de basuras.