Conseguir la máxima rentabilidad por el inmueble y, al mismo tiempo, alquilar la propiedad en el menor tiempo posible. Estos son los dos objetivos principales de un arrendador cuando se dispone a alquilar una vivienda. Para conseguir que estos dos deseos se cumplan, es imprescindible fijar un precio competitivo del alquiler. De esta forma, obtendremos unos ingresos mensuales que nos permitirán conseguir una buena rentabilidad y, al mismo tiempo, el precio del alquiler no será un impedimento para encontrar un inquilino.

Para acertar a la hora de decidir el importe mensual que exigimos por las rentas de nuestro inmueble debemos tener en cuenta diferentes variables.

Localización y características del propio inmueble

La situación geográfica de la vivienda es uno de los factores más determinantes a la hora fijar el precio de las rentas. El precio mensual del alquiler puede cambiar mucho dependiendo del municipio en el cual se encuentre el inmueble y e incluso de la zona dentro del propio término municipal. De la misma forma, la otra variable determinante es la calidad, los servicios y la superficie del inmueble que nos disponemos a alquilar.

Oferta del alquiler en la zona

Esta cuestión también es totalmente determinante. El mercado del alquiler se rige por la ley de la oferta y la demanda. Por tanto, en una zona donde los pisos en alquiler escasean, podremos exigir unas rentas más elevadas por nuestro piso. Por el contrario, si el parque de vivienda en alquiler en nuestra área es extenso, seguramente tendremos que rebajar nuestras pretensiones económicas.

No obstante, y a pesar de que debemos tener en consideración las variables anteriores, para atinar a la hora de fijar el precio del alquiler de nuestro inmueble tenemos que tomar referencias. Llegados a este punto, existen diversas posibilidades.

Comparar a través de portales inmobiliarios

Los portales inmobiliarios son la forma más utilizada por inquilinos y propietarios para alquilar. Esto supone que también son una vasta fuente de información que nos puede dar una idea de las rentas que están pidiendo otros arrendadores por pisos de características y localización similar al nuestro.

Fijar el precio a partir del valor de la vivienda

Si disponemos de una tasación reciente del valor de mercado de la vivienda que deseamos arrendar, tenemos una información que nos permitirá aproximarnos mucho a fijar un precio competitivo del alquiler. La rentabilidad de un piso alquilado en 2019 se sitúo alrededor del 6%, así que si queremos fijar un precio competitivo del alquiler deberíamos ceñirnos a estos valores. Ni más ni menos. Si quieres saber como calcular la rentabilidad del alquiler puedes consultar un post anterior en el que te explicamos cómo hacerlo.
Nueva llamada a la acción