Las coberturas que se incluyen en un seguro del hogar dependen mucho del tipo de póliza que contratemos. Normalmente existe una relación directamente proporcional entre lo que pagamos y la protección que obtenemos. No obstante, no es inusual que el asegurado desconozca en gran medida cuales son las prestaciones que ha contratado. La consecuencia de esto es que, en muchos casos, el beneficiario de un seguro acaba pagando por reparaciones e intervenciones en su casa por las que debería responder su aseguradora. Estas son algunas de las coberturas que incluyen la inmensa mayoría de pólizas del hogar.

Pérdidas ocasionadas por fallo de los suministros

Imagina que un corte inesperado de la luz corta el suministro eléctrico durante horas. A parte de las molestias ocasionadas una de las consecuencias puede ser que la comida de la nevera y el congelador se estropee. Muchas pólizas contemplan esta eventualidad y te devolverán  el dinero tus alimentos se han visto perjudicados por el corte de la luz.

Servicios de manitas

Las labores cotidianas de bricolaje pueden ser un fastidio, sobretodo si no somos demasiado manitas. Para todas estas pequeñas reparaciones muchas pólizas de seguro del hogar tienen servicio de manitas que cubren un determinado número de visitas anuales de profesionales para hacer este tipo de tareas de mantenimiento. Arreglar una cisterna estropeada, reparar un grifo que gotea o cambiar una cerradura son algunos de los servicios que más se solicitan.

Coberturas anti-robo dentro y fuera de casa

Prácticamente cualquier seguro del hogar te cubre por los objetos que puedan ser sustraídos o dañados durante un robo. No obstante, la mayoría de coberturas van un paso más allá, y en caso de sufrir un robo en la calle es muy posible que nuestra póliza nos resarza. Muchos seguros del hogar, además, también nos protegen si se produce un uso fraudulento de nuestras tarjetas de crédito o débito.

Asistencia legal y protección jurídica

Es una prestación del seguro que nadie desea tener que utilizar pero, llegado el momento, nos puede ser muy útil. A menudo la aseguradora se hace cargo de los gastos de su asegurado derivados de un proceso judicial o una mediación.

Conflictos derivados de las nuevas tecnologías

Los seguros del hogar han evolucionado paralelamente al desarrollo de las nuevas tecnologías. En este sentido, algunas pólizas cubren eventualidades como la protección de menores frente a la violencia digital e incluso, en algunos casos, la aseguradora puede encargarse de borrar la huella digital del asegurado en caso de que esta le perjudique.

En el caso de los pisos alquilados, un seguro del hogar es una precaución imprescindible, ya que la persona que hace vida cotidianamente en la vivienda no es el propietario y, por tanto, es más que probable que no sea tan cuidadoso como lo sería su dueño. En la mayoría de los casos los seguros del hogar en pisos alquilados incluyen tres coberturas.

Continente: Protección de los componentes estructurales de la vivienda. Esto incluye tejado, paredes, instalaciones eléctricas y de tuberías, cableado… Normalmente lo costea el propietario

Contenido: Coberturas para todos los objetos domésticos del hogar como electrodomésticos, muebles, cuadros y otras piezas de arte… Normalmente lo coste el inquilino.

Responsabilidad civil: Cobertura para el asegurado en caso que un tercero sufra algún daño que sea de su responsabilidad y deba ser indemnizado.

 

Nueva llamada a la acción